lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Sabéis que tenemos un Tyrion Lannister en el cerebro?

La semana pasada, el jueves, me encontraba sin tema sobre el que escribir. Aunque sabemos que la merma no duerme y que igual no me faltara objetivo que tratar en el blog, me metí de lleno en el evento de Naukas sobre la divulgación y me indigné conmigo mismo porque hay algo que podría divulgar sobre lo que sé más que de sobra y que nunca me he atrevido.

Cuando leí mi tesis doctoral, uno de los miembros del tribunal, me dijo: "Bueno, vale... nosotros nos hemos enterado porque somos expertos en el tema, tenemos afinidad con él o tenemos la preparación suficiente como para entenderlo. Pero están aquí tu chica, tus padres, tus amigos... gente que no tiene por qué entender lo que has hecho. ¿Cómo les explicarías a ellos en qué ha consistido tu trabajo, qué has descubierto, a qué has dedicado este tiempo?". En su momento, contesté refiriéndome a todo el trabajo que hice en la tesis. Pero creo que ha llegado el momento de hacerlo para el resto, dando a conocer un poquito más de lo que yo soy. Porque, al fin y al cabo, la tesis forma parte de mí.


Una hormona especial


Seguro que todos los que leéis el blog, o bueno, casi todos, sabéis quién es el personaje de la foto que sale aquí, a la izquierda. Para el que no lo sepa, es Tyrion Lannister, el hijo menor de Tywin Lannister, llamado el Gnomo, Mediohombre, el Enano... ¡Bueno, basta! Que el protagonista es otro. 

Podría empezar hablando del más que probable déficit de hormona del crecimiento (GH) en este personaje de la conocida saga Canción de Hielo y Fuego. Pero, y aunque esté relacionado con ello y quiero que tengáis presente a este señor en la mente, quisiera que lo que más tengáis presente de él es la versatilidad que tiene, cómo se adapta al Juego de Tronos, la cantidad de papeles que puede desempeñar, la cantidad de aliados con los que funciona y a los que puede tornar enemigos y al revés. Bueno, pues algo parecido a lo que hace Tyrion en su saga literaria podríamos decir que hace la somatostatina en nuestro organismo. 

¿Que qué es la somatostatina? Bueno, así en caliente y sin pensarlo mucho, es un tetradecapéptido cuya función principal es la de inhibir la liberación de la hormona del crecimiento. Vamos, que es un péptido pequeño (como Tyrion), que viene de una familia de péptidos más grande (como Tyrion), que realiza muchas funciones en nuestro organismo (como Tyrion) y cuyo objetivo es impedir que la GH saque los pies del tiesto (como Tyr... Bueno, ya me entendéis).

A la somatostatina se la conoce por varias siglas: SS, por SomatoStatina; SMS, de SoMatoStatina; SST, por SomatoSTatina; o mi preferido y que resume mucho mejor lo que hace: SRIF, de Somatotropin Release Inhibition Factor. Bueno, por eso y porque parece mucho mejor esto que no ir poniendo letras al azar en mayúscula.

Aunque algunos la conozcáis como tal ahora, esta señorita la descubrió un tal Krulich, en 1968, mientras trabajaba con hipocampos de ovejas y liberación de GH. No sería hasta 5 años más tarde cuando un tal Brazeau, alumno de Guillemin, premio Nobel en 1977, aislara la SRIF definitivamente.

¿Es por esto especial la SRIF? No, ni mucho menos. Lo que realmente hace especial a la SRIF es que, lejos de tener como función únicamente la inhibición de la liberación de GH, tiene toda una pléyade de funciones a las que atender. Así, aparte de producirse en el hipocampo para desempeñar su papel en la regulación de la señalización de la GH, inhibiendo su secreción, la SRIF no sólo se produce allí. La SRIF puede localizarse en el intestino, el páncreas o el sistema urinario, aparte de otras zonas del sistema nervioso central. Y, además de encontrarla por todo el reino animal,  podemos encontrarla también en diversas plantas.

Un péptido pequeño, un gran luchador

Al igual que nuestro aguerrido Mediohombre, la SRIF es un péptido pequeño,de tan sólo 14 aminoácidos. Aunque tiene otra forma con actividad biológica conocida: la SRIF-28. Esta es tan solo la misma SRIF-14 con una extensión en su extremo amino terminal. Comentaría algo sobre las extensiones terminales de Tyrion, pero este es un blog decente y no se habla de putas y enanos vividores folladores.
Estructura química de la SRIF-28 y la SRIF-14. En azul, su centro activo

Como podéis ver, este pequeño péptido posee un puente disulfuro que le da una estructura "cíclica". Su centro activo (que no, que no hablo del putañeo de Tyrion, centraos en la SRIF) consta de 4 aminoácidos, señalados en la imagen en azul.

Pero como todo en la vida, tiene diferencias con el propio Tyrion: igual que el Gnomo es duro de roer y ni el propio G. R. R. Martin es capaz de acabar con él (porque dormiría en el sofá...), nuestra SRIF tiene una vida media muy corta y es bastante sensible a la degradación enzimática.

La familia Lannister. O algo así.

La familia Lannister. Fuente: lossietereinos.com
Como en todas las familias, la de Tyrion tiene sus cosillas. Y ya que comparamos a la SRIF con él, habrá que comentar algo de la propia familia. 

Tywin Lannister, el patriarca es un tío adusto, serio y más malo que un dolor. Es cierto que no sabemos si la preproSRIF, el primer péptido que nace del ARNm del gen de la SRIF, es tan mala malísima, pero sí podemos considerarla el Tywin de esta historia, un patriarca que tiene varios hijos.

El primer vástago (o mejor dicho, el primer par de vástagos), incluiría a los dos mellizos: Jaime y Cersei Lannister. En realidad, lo que tendríamos del primer procesamiento es una prohormona que se dividiría en dos: la SRIF-28 y la pro-SRIF 1-63. Podríamos considerar a la primera como el Jaime de esta historia: un péptido que protege a la SRIF-14 de la degradación hasta que está completamente madura (igual que Jaime hace de guardaespaldas de Tyrion). La segunda es la Cersei de esta familia, otra proteína con una importante función biológica pero más grande que la SRIF-14 (y es que a Cersei se le da casi tan bien como a Tyrion maquinar). No sólo eso, sino que la SRIF-28 tiene una vida media más corta y hace más sensible a la degradación a la SRIF-14, reclutando más proteasas.

La Mano del Rey

Cuando Tywin Lannister nombró a Tyrion Mano del Rey, lo que quería es que su hijo sujetara las bobadas y estupideces de su nieto. Igual no quería que le diera de hostias al pobre Joffrey, pero a veces Tyrion no tenía otra forma de contener las tonterías del niñato Lannister. Evidentemente, nuestra SRIF no es tan borrica a la hora de ejercer su acción, pero sin embargo sí que es cierto que su función principal es la de modular la acción de la GH, inhibiendo su secreción. Tanto es así, que la expresión de la propia GH dispara la expresión del ARNm de la SRIF, tanto como las actitudes déspotas de Joffrey encendían a su sabio tío.

Pero Tyrion no se dedicaba únicamente a controlar las burradas del Rey. Sus funciones iban mucho más allá. Para empezar, era quien dirigía el Consejo Privado cuando el Rey no estaba presente. Dada la minoría de edad de Joffrey, era las más de las veces. Del mismo modo, la SRIF regula la secreción y modula la acción de otras hormonas como la liberadora de tirotropina (TRH), la liberadora de corticotropina (CRH) o la estimuladora del tiroides (TSH). Es capaz de regular la actividad de Varys la Araña, el Consejero de los Rumores; en este caso, la SRIF ejerce de modulador de la función sensorial, regulando la actividad de los pajarit... esteee... de los receptores sensoriales. Tyrion además daba órdenes sobre la defensa y la vigilancia de la ciudad de Desembarco del Rey; de forma análoga, la SRIF utiliza a sus propios Janos Slynt para modular la actividad locomotriz, sobre todo los procesos relacionados con la memoria espacial.

Como los dedos de la Mano llegaban allí donde Tyrion no podía estar, la SRIF también ejerce funciones en tejidos periféricos, como Invernalia, Harrenhal, Lanza del... coña... me refería al intestino (regulando la secreción exocrina, su motilidad y la secreción de bilis), la tiroides (inhibiendo la secreción de T3 y T4), el tejido óseo o la glándula adrenal.

Tyrion en la Batalla del Aguasnegras


Pero no todo puede ser el gobierno y el despacho de funciones desde la tranquila comodidad de tu cámara, así que, como buen gobernante, tienes que ponerte al frente de tus tropas para poder sacar adelante a tu ciudad, que, en este caso, es tu propio cuerpo. 

Como ya imaginaréis, aquí, los capas doradas y los capas rojas han sido sustituidos por linfocitos y macrófagos y las espadas y hachas, por interleuquinas, citoquinas y otras sustancias liberadas por nuestro sistema inmunitario. Así, la SRIF gobierna sobre la producción de TNF-α, una sustancia que estimula la reacción inflamatoria de nuestro organismo producida por diversos tipos de glóbulos blancos. De la misma manera, inhibe la secreción de IL-6.

Además, nuestro propio Tyrion es capaz de disponer las tropas a conveniencia. Mediante su propia acción, es capaz de inhibir la proliferación de la microglía y la formación de colonias de macrófagos.

Pero todas estas acciones, tanto las de batalla como las de gobierno, Tyrion las ejercía a través de efectores como Bronn, el propio Varys o Shagga, hijo de Dolf. Y, como en la propia Canción de Hielo y Fuego, eso será tema de otro capítulo de esta saga que nos llevará a conocer, y quizá a amar, un poquito más a este endoTyrion nuestro.

2 comentarios :

  1. Antes de leer tu apasionante entrada sobre la somatostatina, tuve que averiguar quién era Tyrion Lannister. Te diré, como pacientes de un "raro" tumor neuroendocrino, soy candidata al suministro del aguerrido protagonista de tu maravillosa historia, razón por la cual me resulta más familiar que Tyron.
    Que inhibe el factor de crecimiento y que sirve para aplacar ciertos tumores, me queda claro ¿pero acaso conoces algún otro medio menos directo que toda la tropa por vía intravenosa, y que pudiera regular o estimular a nuestro querido Tyron? Gracias por tu respuesta, créeme que será muy valiosa para mí y para mi familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Unknown.

      Actualmente no existe ningún medio mejor ni más eficaz que la inyección intravenosa. Supongo que en tu caso se tratará de algún análogo tipo lanreótido u octreótido, que son los más conocidos.

      La SRIF, como hormona dependiente del eje hipotálamo-hipofisario, se regula tanto por retroalimentación por secreción de SRIF como por otro tipo de factores. Por ejemplo, el gen de la SRIF posee un elemento de respuesta a estrógenos, pero el desiquilibrio hormonal dependiende de estos estrógenos podría agravar tu situación. También tiene un elemento de respuesta a Adenosín Monofosfato Cíclico, pero hay tantas cosas que aumentan los niveles de este segundo mensajero que sería muy difícil dar con algo que tenga un efecto exclusivo sobre la señalización de SRIF.

      Por eso, y dada la inespecificidad (excepto el aumento de GH circulante, claro) de la respuesta de la SRIF no existe un tratamiento que pueda aumentar la secreción de SRIF que no sea la inyección de la propia hormona (o alguno de sus análogos). Quizá, en un futuro, podamos conseguir algo mejor, pero hasta ahora, la estimulación de la producción de SRIF sólo podría conseguirse bien aumentando la producción de GH (con todo lo que ello conlleva) o bien administrar la propia SRIF o algún análogo.

      Mucho ánimo con ello. Siento no poder darte más información o información más útil que ésta. A pesar de que la SRIF ha sido mi campo de estudio durante mucho tiempo, no son sus efectos antitumorales los que han ocupado dichos estudios, sino sus efectos como neuromodulador y neurotransmisor implicado en procesos cognitivos.

      Mucha fuerza.

      Eliminar

Los comentarios están moderados. Siempre lo están. Y van a seguir estándolo. Si el comentario hace referencia a algo que ya he contestado en el artículo, no aparecerá. Si contiene insultos, no aparecerá. Si vienes a trollear, no aparecerá.