lunes, 9 de noviembre de 2015

¿Soy el único que se siente insultado?

Logo de Cotec
Logo de Cotec
El pasado día 3 de noviembre, a las 17:00 horas, COTEC, la fundación para la innovación, y no dudo que con su mejor intención, organizó un debate con representantes de todos los partidos políticos que quisieron ir (aunque luego Convergència Democrática de Catalunya y el Partido Nacionalista Vasco declinaran la invitación por distintas razones). Así que Vicente Vallés, como moderador, se puso frente a ellos e hizo lo que pudo por conducir aquel despropósito. Porque, si lo viste igual que lo vi yo, sabrás que fue un despropósito, cargado de obviedades y falto de soluciones y de propuestas concretas que solucionaran la situación del sistema de I+D en España. No sólo eso, sino que apenas dos de los ponentes parecían saber cómo está realmente el asunto en nuestro país. ¿Veredicto? Un paripé para que nadie pueda decir que los políticos no debaten sobre ciencia.


Mucha gente, pocas ideas


Como os decía, había representantes de todos los partidos políticos que quisieron ir: PP, PSOE, IU, Podemos, Ciudadanos, UPyD y Unió Democrática de Catalunya. Todos los partidos quisieron poner su granito de arena en el debate. Y hay que agradecerles a los que acudieron al debate su presencia allí, vaya esto por delante. Era una papeleta muy difícil de afrontar. Mucho más cuando, me temo, todos los que estaban allí sabían de antemano que se iba a convertir en un teatrillo que sólo sirvió para desazonar más a los que lo vimos (por streaming, ninguna televisión se dignó siquiera a mencionar que se iba a celebrar dicho debate siquiera). 

Vicente Vallés, periodista moderador del debate
El sufrido moderador, Vicente Vallés
Es muy triste decirlo, ojo, pero el más brillante del debate fue el sufrido Vicente Vallés, que se prestó a moderar un debate que ya a priori se intuía no serviría para nada. El resto de personas allí presentes hicieron el ridículo más absurdo que podáis imaginar. 

El moderador hizo una breve introducción, comentando que el debate se dividiría en tres grandes bloques: investigación, universidad e innovación. Pero en ninguno de los tres bloques se centró la discusión en lo que nos interesa: soluciones. Los políticos allí presentes aprovecharon únicamente para hacer su show, dar el lamentable espectáculo al que estamos acostumbrados en el resto de ámbitos de nuestra vida cotidiana y dejar bien claro que, a pesar de estar allí para defender la ciencia y el conocimiento, a lo que iban era a vender la cara de su partido y no a mostrarnos las soluciones y propuestas que todos y cada uno esperábamos que nos trajeran. ¿Esperábamos? Sólo los más inocentes. Aunque no voy a negar que yo también tenía alguna esperanza de que alguno comentara algo que nos dejara tranquilos en lugar de más desazonados y descontentos.

Mal lo pintas...

Si lo hubiérais visto, me daríais la razón. Bueno, lo podéis ver, porque os lo puedo enlazar desde youtube:



A pesar de querer dividirlo todo en tres bloques, en ninguno de los tres quedó claro qué querían decir los asistentes. Y me refiero respecto al tema de la ciencia. Porque en las obviedades sí que se pusieron de acuerdo: que hace falta más dinero, que hace falta que llegue, que hace falta que los cerebros fugados vuelvan, que hace falta conservar el capital humano... Incluso se llegó a decir que lo invertido en ciencia no computara en el déficit por parte del PSOE (propuesta muy interesante, ojo). Vamos, lo de siempre. En esto, todos los políticos estaban más que de acuerdo. Salió en seguida. Y no sólo el estar de acuerdo en estas cosas, sino en proclamarse adalides de un Pacto de Estado (lo pongo con mayúsculas porque es como sonaba). Que yo creo que ninguno sabe qué quieren decir con eso, pero les quedaba estupendo cada vez que lo decían.

Batiburrillo en el que nadie dice las cosas claras
Porque lo que sí quedó claro es que todos iban a tirarse los trastos a la cabeza. En cuanto tomó la palabra, la ponente del PP saltó a defender la gestión maravillosa (sí, yo también me reí) que ha hecho su partido con los fondos de la I+D. Alabó los esfuerzos que hemos hecho como científicos y se agarró al rollete de la excelencia, aunque no dijo qué era o dejaba de ser esto de la excelencia, claro. Tampoco lo hizo la ponente del PSOE, que no dudó en saltar a la yugular de la ponente del PP y echarle en cara todo lo que no habían hecho. Sin mencionar, claro, que ellos tampoco lo habían hecho cuando les tocaba hacerlo. Eso sí: se tiró muchas flores encima cuando mencionaba la ley de la ciencia que ellos aprobaron, pero que luego ni llevaron a la práctica (recordemos que se aprobó en 2011 y podían haberla puesto en marcha y asentarla pero no lo hicieron). Y, para no perder la costumbre anduvieron a la gresca con la creación de la Agencia Estatal de Investigación, que unos no crearon y otros no han echado a rodar (ni les va a dar tiempo, ojo).


Investigación
Se habló de investigación, pero poco y mal
Tampoco perdió el tiempo el representante de IU, que al tiempo que reprochaba al PP su actuación frente a la ciencia, reprochaba al PSOE que no quisieran su colaboración en la redacción de la ley de la ciencia. En medio de todos ellos, UPyD y Ciudadanos se unían a la petición del PP de financiar sólo aquello que diera rendimiento, claro. Unió hasta se las arregló para meter la situación de la independencia catalana por medio, como medio de broma, medio en serio. ¿Se habló de ciencia y de los problemas de la ciencia? No. Sólo lo obvio: hay que poner más dinero, repartirlo mejor y cuidar el capital humano. El de fuera, ése que no quiere volver porque ya les han engañado muchas veces. Del de los de dentro y que estamos comiendo mierda, no se dijo nada. Será que no interesamos.

Igual que se dejó fuera la investigación en campos que no fueran la investigación aplicada: ni básica ni en humanidades ni en legras. Todo dirigido a aquello que se podía monetizar. Del resto, se pasó de puntillas por la básica. Pero sólo de puntillas y sin hacer ruido.

Universidad
"Si sabe leer esto, está aceptado". Ni tanto, ni tan calvo.
El debate sobre la universidad se centró en dos aspectos: las becas y la endogamia. El tema de las becas se aprovechó para volver a criticar las gestiones de PP y PSOE por parte del resto de partidos y por PP y PSOE para tirarse de nuevo de las orejas y darse zapatillazos en la boca. Aún así hay que decir, en favor del PSOE, que defendió las becas como un mecanismo igualizador en la educación y que el PP ni siquiera sabía qué era una beca Séneca y en qué consistía. ¡Ah! También se ufanó de haber subido los requisitos de la concesión de las becas en 2,5 puntos y de la respuesta de los universitarios, dejando ahí la pullita de que si antes no llegaban al baremo, es que no querían llegar. De decir que quienes no llegaron tuvieron que dejar sus carreras y que quienes se quedaron porque podían pagar, nada de nada. 

En cuanto a la endogamia, y aunque sólo Ciudadanos pareció interesarse porque saliera el tema, todos se pusieron de acuerdo en decir que era indeseable, que había que acabar con ella. Pero ninguno mencionó, por supuesto, la endogamia que hay dentro de la política, no fuera a ser que alguien se diera cuenta del mamoneo que tienen los partidos por dentro. ¿La solución? Proponer que hasta que no hubieran pasado dos años desde que se termine la tesis nadie pudiera volver al grupo del que salió. Genial. ¿Alguno ha echado un ojo a las últimas convocatorias de proyectos, contratos, becas y demás? Pues todas y cada una de ellas ya incluyen este requisito para poder acceder a ellas. Una solución que ya existe, vaya, y ya se aplica. Se habló de movilidad, claro. De que es deseable. Pero no se habló de quienes forman un profesional que rinde, contribuye al progreso de un grupo y luego se ve obligado a huir de allí si quiere seguir investigando (que da para otro post, ojo).

¿Innovación sin trabas?
¿Innovación sin trabas?
En cuanto a la innovación, muchas buenas intenciones. Muchos buenos deseos para los emprendedores, las start-up, los viveros de empresas y los launchers. Que si menos trámites, que si más facilidades, que si menos trabas... Pero sólo se vieron dos propuestas reales en el debate, y de parte de Podemos: más apoyo a las start-ups y menos IVA para que los grupos de investigación pudieran adquirir equipos y material nuevo (tanto menos, que hasta se atrevió a pedir que se eliminara el IVA de los equipos para los investigadores que los adquirieran y supusieran una mejora en la capacidad investigadora del grupo). Pero aquí fue donde yo me di cuenta de que a ninguno de los que había ahí y se atrevieron a hablar les importaba mejorar las condiciones del sistema investigador. De que ninguno iba a presentar propuestas concretas ninguna. Y de que a todos, en mayor o menor medida, les preocupaba una única cosa, algo que parecía, más que una preocupación, una verdadera obsesión. A todos los ponentes les preocupaba enormemente la fiscalización de la ciencia. Pero cada quien barriendo para su casa y ninguno ofreciendo soluciones.

Dinero, aprovechamiento y rendimiento

Este parecía ser el único pensamiento en la cabeza de todos. Unos estaban preocupadísimos por fiscalizar la ciencia. Sólo querían saber qué, cómo y dónde se gasta el dinero, cuánto y cuándo. Y parecía importarles bastante poco el aumento de burocracia que esto supondría. Otros, sólo parecían preocupados por el rendimiento que se podía sacar de ella. Algunos, incluso estaban muy preocupados por que se hubiera dado dinero a cierto tipo de investigaciones. Pero sin embargo, ninguno ofreció soluciones.

Los representantes de Ciudadanos (sobre todo), PP y UPyD fueron los primeros. El control del dinero que se da a la investigación era una obsesión para ellos. Se llenaron la boca de excelencia. Pero ninguno la definió. Ninguno supo decir qué era la excelencia y en qué consistía. Todos hablaron de evaluar la investigación y en qué se había gastado el dinero, pero ninguno supo decir cómo. Todos hablaron de que no se puede dar dinero a todos. Pero sólo uno, Garicano, representante de ciudadanos, se atrevió a concretar más: a lo que dé dinero. A la investigación que arroja rendimientos. Sin embargo, señor Garicano, eso ya lo hemos tratado con anterioridad. Y creía que ya había quedado claro que sin investigación básica la investigación aplicada no tiene sentido. Pero sigue usted insistiendo en sacarle rendimiento. Y tiene usted razón en una cosa: la investigación tiene que tener retorno. Pero se le olvida algo fundamental: para que tenga retorno tiene que tener un sentido. Y ese sentido sólo se puede encontrar desde la investigación básica. Porque si no, todo será dar palos de ciego y gastar, a la larga, mucho más dinero.

Se escudaron estos amantes de la fiscalización en que cuando había dinero, se repartió muy mal para proponer más y más controles de dicho dinero. Suponiendo que lo encuentren, ojo, que yo no lo tengo tan claro... Se olvidaron, como siempre, mencionar que hay grupos a los que a fecha de hoy se les está reclamando un dinero, mediante auditorías, que se gastó hace muchos años, de proyectos acabados y justificados previamente con sus facturas y demás para pedir más facturas y más justificaciones. Y se exige la devolución de ese dinero, un dinero ya gastado, que ya voló. Inconcebible.

Y, para ello, quieren más evaluaciones, más justificaciones, más juntas, más auditorías... ¿Y qué hacemos para investigar (el que pueda, yo sigo y seguiré en el paro porque nadie se acuerda de los que son como yo)? Porque si tenemos que ocupar nuestro tiempo en rellenar más y más papeles, CVs, formatos de CVs, solicitudes, justificaciones y demás, lo único que vamos a hacer es perder el tiempo. Aunque empiezo a pensar que es su objetivo, que lo perdamos. Para fallar en las auditorías y evaluaciones y no tener que dar un dinero que no les conviene dar y subvencionar sólo aquella I+D que produzca rendimientos económicos, como no dejan de proponer una y otra vez.

¿Y las soluciones?


Así me quedé yo tras el debate
Pues... si alguien las encuentra en el debate, que me las cuente, por favor. Porque yo no las vi. Oh, sí, como todos, vi cómo insistían en aumentar el presupuesto, rescatar los cerebros fugados, proteger el capital humano... obviedades. Perogrulladas. 

Se hablo de volver al mismo presupuesto que antes de la crisis, un 2,5% del PIB. ¿Un 2,5% del PIB? Señores, el sistema de I+D español, para poder establecerse en el 2,5% del PIB y dar trabajo a los científicos que se fueron y nos quedamos con ese PIB necesita una década, al menos, de una inversión por encima del 4%, y si me apuras, del 5%. Porque, como ya he dicho en otras ocasiones, se les llena la boca con establecer un sistema económico basado en el conocimiento, en apuntalar la investigación como motor de la economía... pero nadie dice cómo se va a hacer. Pero desde luego, como dicen ustedes, señores, no se va a conseguir jamás.

Los científicos estamos hasta arriba de papeleo. Y me incluyo a pesar de no tener trabajo, porque me paso el día actualizando curricula, leyendo documentación para presentarme a plazas, escribiendo ideas para futuros proyectos de futuras convocatorias, presentándome a convocatorias de distintas universidades... porque cada una quiere su propia solicitud (algo lógico, por otro lado) pero también pide un CV en su propio fomato... ¡Existiendo un CV normalizado del ministerio! ¿Es que no le vale a todo el mundo este tipo de curriculum? ¿Es que cada universidad tiene que pedir su propio formato? No sólo eso, sino que el propio ministerio unas veces pide el CV en formato normalizado y otras veces en formato abreviado. Vale, la herramienta es bastante sencilla, pero coña, que con un sólo formato vale... 

Decía que estamos hasta arriba de papeleo, ¿y quieren arreglar el sistema echándonos encima más papeleo? ¡Y exigiendo encima más resultados y más aprovechamiento! ¿Cuándo, señores, vamos a investigar entre justificaciones, actualizaciones, documentaciones y auditorías? Ah, bueno que van ustedes a aumentar el número de contratos post y predoctorales para que mientras unos investigan desamparados, otros puedan dar gusto a sus ansias de control... Entiendo... ¿Pueden ustedes decir esto sin reírse? Porque yo cada vez que me leo, me descojono yo solo.

Yo no tengo las soluciones. Ni quiero erigirme en gurú de nadie. Pero tengo muy claro que ése no es el camino. Porque el camino hacia una economía basada en el conocimiento no puede andarse si, en lugar de quitarnos las piedras del camino, nos ponen cada vez más obstáculos.

Allánennos el camino, por favor. Quítennos trabas. Y el talento español, que es mucho y de calidad, hará el resto. Alguien a quien admiro dijo el otro día en twitter:


Y yo no puedo estar más que de acuerdo con esta afirmación. Y los requisitos deberían estar encaminados sólo a reconocer la idoneidad del proyecto y la necesidad del presupuesto. Pero lo de no poder gastarlo libremente, llegando a llamar al investigador principal al tribunal de cuentas, tiene delito.

¿Y por esto te sientes insultado?


Sí. Me siento muy insultado. Porque es lo que llevo oyendo toda mi vida como investigador (y ya llevo unos cuantos añitos en esto) y nunca, nadie, en ninguno de los gobiernos que han ido pasando por la Moncloa, se ha puesto las pilas. Sí, he de reconocer que el PSOE, en la época de Zapatero hubo cosas que se hicieron bien. Creó un Ministerio específico para nosotros, se subió el presupuesto, había dinero para todos en mayor o menor medida... Había muchísimas dificultades, sin duda. No se recibía todo el dinero que se necesitaba ni se podía el personal que se quería contratar. Y se sembraron las semillas que nos han traído hasta estos recortes. Pero ya entonces se hablaba de hacer muchas cosas: subir el presupuesto, repartirlo mejor, hacer de la ciencia el pilar de la economía... Y en lugar de hacerlo entonces, ahora se quejan de que "los otros" no lo hacen. Que ellos lo hicieron mucho mejor. Y, aunque tengan razón, no hicieron las mismas cosas que reprochan a los demás que no han hecho. 

Y, sin duda alguna, todos, de un lado o de otro, se han cagado literalmente en el sistema de investigación español. Se han olvidado de sus promesas, retomándolas en cada periodo electoral. Y nosotros las hemos escuchado, recicladas, una y otra vez. Pero, ¿alguno alguna vez se reunió con investigadores con problemas reales? ¿Alguno alguna vez bajó al laboratorio universitario donde investigan cuatro personas con un solo proyecto? ¿Alguno alguna vez se enteró de cuantos predoctorales pasan uno o dos años sin cobrar al principio y uno o más años sin cobrar para terminar sus tesis (que los hay)? ¿Alguno alguna vez se preocupó de qué necesitan los postdoctorales y de coordinar su movilidad en lugar de dejar que todos se busquen la vida? ¿O de preocuparse de los que no nos pudimos ir en su momento por diversas razones? No.

Sí, había científicos en el debate. Científicos titulares. Sospecho que estómagos agradecidos. Que dijeron muchas verdades. Pero que ninguno, ninguno, propuso soluciones ni hicieron propuestas.

Eso, precisamente eso, que quienes debieran alzar más la voz no la alzaran fue lo que más me insultó.

2 comentarios :

  1. ¿Hay alguna manera de buscar otras fuentes de financiación? Tal vez algo tan importante no se deba dejar en manos de burocratas y politicos por los problemas que mencionas. No estoy muy metido en el tema, pero me interesa mucho, le agradeceria si puede explicarme brevemente como estan las cosas. Personalmente opino que hay gente interesada en que se investigue y que con un poco de publicidad efectiva se podrian conseguir fondos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actualmente en este país el Gobierno saca varias convocatorias de proyectos que los grupos solicitan cumpliendo una serie de requisitos y rellenando una serie de solicitudes. Estas pasan un proceso de selección y unas se conceden y otras no. En cada convocatoria hay un dinero "tope" que gastar. Pero últimamente, mucho de ese dinero queda sin repartir, porque se concede sólo en forma de créditos; pero para poder devolver ése crédito hay que generar un dinero. Sin embargo, la investigación básica no genera dinero, genera conocimiento. ¿Cómo se paga un crédito con conocimiento?

      Entiendo que hay gente interesada en que se investigue, pero, ¿quién investigará en plegamiento proteico, por ejemplo? ¿O en interacción celular? ¿O en interacción ADN-proteína? Muchas de estas investigaciones no pueden concretarse en rendimiento y sólo son pequeños ladrillos en un muro que es mucho mas grande y en el que pasan desapercibidos. Sin embargo, sin ellos, no se podría construir el muro.

      Y la gente interesada en que se investigue, habitualmente, sólo está interesada en el muro y no en el ladrillo que lo compone.

      Eliminar

Los comentarios están moderados. Siempre lo están. Y van a seguir estándolo. Si el comentario hace referencia a algo que ya he contestado en el artículo, no aparecerá. Si contiene insultos, no aparecerá. Si vienes a trollear, no aparecerá.