lunes, 29 de febrero de 2016

¿Existe el VIH? (I): Una pequeña introducción.

Viriones del VIH en verde. Fuente:
http://www.cdc.gov/media/images/dpk/2014/dpk-vs-hiv-stages/img4.jpg
Por cosas de la vida, y también un poco por la condición que tiene uno, me he visto envuelto hace unos días en una discusión sobre la existencia del virus VIH. Sí, ya sabéis, ése que produce el SIDA. Pues resulta que hay gente que niega que exista. Niega que se haya aislado. Incluso niega que se haya clonado, expresado sus proteínas, aislado su genoma... Seguro que muchos estáis pensando en Pàmies y acertaríais, pero lo cierto es que existen grupos organizados, incluso, como el de Perth.

Pero si, como afirman, el virus no existe, ¿qué hacemos con todas las evidencias que tenemos de su existencia? ¿Qué hacemos con nuestro trabajo los que ya hemos manejado proteínas del propio virus? ¿Qué hacemos con todo el conocimiento que tenemos del mismo? Es más, ¿cómo encaja en sus afirmaciones todo ese conocimiento acumulado? Pues para todo esto tienen respuesta. "Y lo que vino a continuación, te sorprenderá", como suelen decir los clickbaits.

Abordaje del problema


Ya os voy avisando de que no va a ser fácil hacer una aproximación sencilla al problema y que esta historia será larga. Más que de costumbre. Y que nos va a llevar unas cuantas semanas. Quizá podría dejarlo en menos tiempo y publicar una entrada cada dos o tres días, pero ya sabéis que a mí me gusta que este blog tenga una periodicidad semanal (a pesar de que me he tomado un descanso bastante largo desde Navidades, claro). Intentaré hacer un análisis en profundidad pero sencillito, paso a paso, desgranando todo aquello complicado donde lo necesitéis y pasando por encima donde no haga falta más que una pequeña mención. Habrá muchas cosas que os resultarán difíciles, lo sé. Voy a utilizar un lenguaje bastante técnico y habrá cosas que no comprendáis. Preguntadlas, que para eso estamos. Sé que va a ser complejo. Pero creo que también es necesario.

¿Por qué es necesario? Pues porque hay mucha gente intentando aprovecharse del desconocimiento general acerca del tema. Mucha gente que hace cherry picking, es decir, que se queda sólo con las partes que le interesan de las declaraciones de personas como Montagnier y Gallo, a quienes se atribuye el descubrimiento del VIH. Pero por encima de todo, hay mucha gente, mucha más de la que creemos, que vive engañada, creyendo que hay una conspiración sobre este tema para, qué sé yo, vender AZT, matar seres humanos con alguna excusa o, simplemente, son psicópatas (porque a algunos, como a Andre Chad Parenzee no les encaja ningún otro calificativo).

Así que he dividido el tema en ocho artículos, ocho semanas con este análisis minucioso sobre el VIH, qué sabemos de él, cómo lo hemos podido averiguar, qué evidencias tenemos de que es realmente el VIH, si se ha aislado y fotografiado, si hemos conseguido expresarlo y detectarlo correctamente y si tiene relación causal directa con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

Voy a seguir el siguiente esquema:

1. Introducción: VIH, descubrimiento y negacionismo. El grupo de Perth.
2. Evidencias físicas del virus: micrografías, aislamiento, genoma, proteínas clonadas. Aplicación de herramientas informáticas para identificación de homologías (BLAST).
3. Retrotranscriptasa y hTERT: diferencias, modos de distinguirlas. Por qué no pueden confundirse.
4. Antígenos y anticuerpos. Generalidades: cómo funcionan los anticuerpos. Bases de inmunología antes de entrar en métodos de diagnóstico.
5. Métodos de diagnóstico (I): ELISA. ¿Qué es un ELISA? ¿Para qué sirve? Cómo se aplica al VIH. Problemas y soluciones.
6. Métodos de diagnóstico (II): Western Blot. La técnica general. Cómo se aplica al VIH. Problemas y soluciones.
7. Métodos de diagnóstico (III): PCR, RT-PCR. La técnica de Mullis y sus mejoras. RT-PCR como diagnóstico. Problemas y soluciones.
8. Conclusiones.

Negacionismo del VIH/SIDA

El negacionismo de la existencia del VIH y el SIDA nace en 1983, justo el momento en que Luc Montagnier y su grupo del Instituto Pasteur declaran haber aislado un virus nuevo que se asocia a la aparición de los síntomas previos a la aparición de los signos clínicos de la enfermedad propiamente dicha. El grupo francés, tras haber nombrado al nuevo virus como Virus Asociado a Linfoadenopatía (LAV, por sus siglas en inglés), envía muestras del mismo a Robert Gallo, a Estados Unidos. Un año más tarde, el Servicio de Salud Humana (Health and Human Service) de este país anuncia que el grupo de Gallo había aislado un virus que puede ser la causa del SIDA, al que clasifican dentro del grupo de Virus de Leucemia/Linfoma de células T humanas (HTLV-III). Es en este mismo año cuando un psiquiatra (psicoanalista para más señas) llamado Casper Schmidt publica un artículo en el que sostiene que el SIDA en realidad no existe y no es más que un caso de histeria epidémica. En él llega a comparar al SIDA con la histeria ligada a la lepra durante la Edad Media y a equipararlo con una caza de brujas. El propio Schmidt murió de SIDA en 1994.

Dos años más tarde, en 1986, tras análisis genéticos de los virus LAV y HTLV-III de Montagnier y Gallo, se descubre que éstos son indistinguibles. Por lo tanto, ambos virus deberían ser el mismo. Se renombra como Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Tras volver a nombrar el virus, se discute mucho su relación con el SIDA. En 1988 se publican dos cartas totalmente antagónicas en la revista Science. Una de ellas establece claramente que el VIH era el agente etiológico del SIDA y la otra afirma lo contrario. Si bien la última carta se ha ido demostrando gradualmente como errónea y falaz, cumpliéndose todas y cada una de las condiciones que su autor ponía en ella, los negacionistas del SIDA/VIH siguen agarrándose a esos argumentos como clavos ardiendo. Es más, este mismo autor, Peter Duesberg, como miembro de la National Academy of Sciences, puenteó el proceso de peer-review de la revista PNAS en 1989 (beneficio al que tenía derecho como miembro) para publicar un artículo en el que negaba que el VIH causara la patología del SIDA en respuesta al Panel del NIH que concluyó que el SIDA sí estaba provocado por el VIH, incluso en contra de la opinión del propio editor de la revista. Más tarde, el propio Duesberg reconoció la existencia indudable del VIH.

El grupo negacionista de Perth

Duesberg no fue el único en subirse al carro. En Perth, Australia, surgió un grupo de negacionistas que pusieron en duda no sólo la relación entre el VIH y los signos clínicos del SIDA, sino también la propia existencia del virus. El grupo lo formaron la técnico en biofísica Eleni Papadopoulos-Eleopoulos, el médico de urgencias Valendar F. Turner y el patólogo John Papadimitrou en el año 1988. Este grupo, a pesar de negar la existencia del VIH, sí reconoce la existencia del SIDA al que atribuyen un origen distinto al virus.

Su primer artículo negando la existencia del virus se publica en una revista sin proceso de revisión por pares y cuestiona la existencia del virus argumentando que la patología del VIH bien puede deberse a la oxidación (¿?) provocada por los factores de riesgo, como la drogadicción, el sexo homosexual entre hombres (porque niegan la transmisión heterosexual del VIH también), la pobreza o, incluso, el uso de medicamentos frente al VIH. Es más, señala que su hipótesis es preferible, ya que conduce a la aplicación de métodos de prevención. A mí se me ocurre un comentario a esto y es que entonces igual la gravedad no es lo que nos mantiene pegados al suelo, sino un cordelito invisible, ya que entonces podríamos cortarlo y salir volando. Por no comentar que supone una falacia ad consequentiam que invalida ya de por sí el argumento.

Dado lo absurdo de sus primeras reclamaciones frente a la existencia del virus y lo estúpido de su argumentación, que como veis, se puede tumbar con facilidad, Papadopoulos intentó después desacreditar los métodos de detección del virus. El primero con el que intentó hacerlo fue con el denominado Western Blot, del cual hablaremos más adelante. Gracias a un colega negacionista, que entonces era editor en jefe de Nature Biotechnology, consiguió colar el artículo en esta revista, sugiriendo que las proteínas del VIH, que no poseen análogos ni homólogos en el ser humano, podrían ser proteínas celulares normales y que la detección por Western Blot de las mismas o incluso de los anticuerpos generados frente a ellas podría ser inespecífica debido a reactividades cruzadas de los anticuerpos de detección empleados y no haberse determinado un "gold standard" para el uso del Western Blot. Sin embargo, los anticuerpos, como veremos, son moléculas de una altísima especificidad y detectan únicamente aquellas moléculas contra las que van dirigidos. A pesar de ello, existen reacciones cruzadas, por supuesto, por lo que se realizan dobles comprobaciones antes de anunciar el diagnóstico de VIH.

Visto que su ataque por esa vía no podía surtir efecto, el siguiente paso del grupo de Perth fue negar la existencia del virus de forma tajante. Su argumentación se basó en primer lugar en que los anticuerpos que reaccionan con las proteínas env y gag del VIH tienen reactividad cruzada con proteínas de micobacterias y levaduras, llegando a pedir que se reevaluara la existencia del VIH. Incluso sugería que enfermos de patologías autoinmunes poseían anticuerpos que reaccionaban con estas proteínas. Su ataque incluso se dirigió frente a la detección de la carga viral, sugiriendo que Montagnier y su equipo mintieron en su estudio de 1983, adjudicando al virus proteínas y ARN que en realidad no eran del virus. De este modo, acusaban al grupo frances de asumir que estas proteínas y ése ARN eran del VIH sin serlo, demostrando con ello la existencia de un virus que, en realidad, no existía.

Con la ayuda de la revista negacionista Continuum, el grupo de Perth ofreció un premio de 1000 libras esterlinas para aquél que consiguiera demostrar que el VIH existía. Peter Duesberg, que previamente había negado que el VIH produjera la patología del SIDA, presentó un documento en el que con referencias científicas demostraba que el VIH sí existía y que había sido aislado. Sin embargo, el propio grupo de Perth presentó alegaciones a estos argumentos, negando los puntos que Duesberg había presentado y el premio se quedó sin dar, en un ejercicio de cherry picking, contradicción y argumentación non sequitur digno del más recalcitrante de los creacionistas.

El grupo de Perth siguió esparciendo esta argumentación al menos hasta el año 2006. En 2007, componentes del grupo de Perth fueron convocados al juicio contra Andre Chad Parenzee como expertos. Parenzee es un seropositivo australiano que, sosteniendo que el VIH no se transmitía mediante prácticas heterosexuales, transmitió el virus a una mujer. El juez condenó a Parenzee en base a los testimonios de expertos como el propio Robert Gallo y en contra de las afirmaciones del grupo de Perth, sobre quienes llegó a afirmar que "no estaban cualificados para dar ninguna opinión experta".

Actualmente, el grupo de Perth, ampliamente desacreditado en Australia, se ha establecido en Sudáfrica, donde sigue difundiendo sus mentiras sobre el VIH y el SIDA, contribuyendo gravemente a la situación, ya de por sí alarmante, del contagio del virus en este país. De hecho, formaron parte del grupo de estudio del SIDA convocado por el presidente Thabo Mbeki que resultó en la decisión gubernamental de no proporcionar los antirretrovirales a la población, lo que ha desembocado en la muerte prematura de cientos de miles de pacientes de SIDA.

27 comentarios :

  1. Muchas gracias por la aportación. En multitud de discusiones con personas fuera del ámbito científico e, incluso, con algunas personas del campo, me han faltado argumentos concretos, dado que me ha faltado el tiempo para recopilar toda la información. Gracias por hacer un trabajo más que necesario.

    ResponderEliminar
  2. Todo esto tiene consecuencias. No sé cómo, pero hay gente que tendría que ir a la cárcel por delitos contra la sanidad pública.

    ResponderEliminar
  3. Ya comenté este tema contigo hace un tiempo, pero gracias por el monográfico, me viene de perlas tener los artículos al alcance de la mano :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, vosotros, inkisidores "paternalistas", podeis decir MISA; el caso, es ke no teneis patente de corso para PERSEGUIR a kienes, haciendo uso de la legítima libertad de expresión, se atreven a decir LA VERDAD. ¿Kienes sois vosotros para perseguir así a la gente, para hacerles campañas de difamación, para negar los sólidos argumentos de esas personas, para kerer ke la masa siga creyendo en los venenos de la gran farmacia, en las venenosas vacunas, en los alienígenas
    ( microoganismos) en lo mala ke es la alimentación ecológica y lo buenos ke son los transgénicos? ¿Kienes sois vosotros ke tan interesados estais en ke estas personas NO SE EXPRESEN???. Ke se os ve el plumero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, margarita.

      Verás, aquí nadie tiene patente de corso ni persigue a nadie. Aquí se mostrarán las pruebas de lo que se dice. ¿Puedes decir lo mismo tú o las personas a las que te refieres? Porque un testimonio no es un argumento sólido, lo siento. Los argumentos más sólidos vienen de la ciencia. Y aquí lo que se hace es mostrar evidencias.

      Ahora bien, ¿puedes traer tú algún argumento que sostenga sus afirmaciones acerca de venenos, vacunas, alienígenas (no microorganismos), la alimentación ecológica y los transgénicos? Aquí los esperamos.

      Exactamente igual sobre lo de que las personas no se expresen. Porque pueden expresarse como les venga en gana. Pero mintiendo como lo hacen, no.

      Eliminar
    2. Margarita: qué fácil, libertad de expresión, y al mismo tiempo ninguna responsabilidad porque si alguien que tome la decisión de dejar los antirretrovirales se muere, entonces el que publica todo esto en contra del SIDA dirá: "nadie le dijo que dejara el tratamiento, fue su decisión". El momento en el que puedes poner en peligro la vida de una persona por lo que dices desde la comodidad del teclado, entras en el juego de tener responsabilidad y deberías responder ante la autoridad. Claro que debe haber acción legal contra quien incite a la gente a no tratarse, o los lleve a una mala decisión.

      Eliminar
  5. Hola, Cristina.

    Seguramente, como no ves tu comentario publicado en el blog, estás intentando enviarlo una y otra vez, por si pudieras colarlo en algún momento, sin darte cuenta de que los comentarios están moderados.

    Verás, esto es un blog DE CIENCIA. Tu basura pseudocientífica no tiene cabida aquí. No, no voy a publicar tu publicidad con la que intentas, tú y tu doctor Abai, hacer presa en gente desesperada.

    Eso sí, me has dado la idea para el próximo artículo de este blog. Tu doctorcito y su estafa.

    No lo intentes más, no va a salir publicado.

    ResponderEliminar
  6. hola

    No hay pruebas de observación directa de la existencia del supuesto virus VIH (y quizá de ningún otro virus). Espero que en esto podamos estar de acuerdo.

    Las pruebas son indirectas, básicamente la detección de la famosa transcriptasa inversa (RT). Sin embargo:

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1282161

    in the past years evidence has accumulated showing that RTs are involved in a surprisingly large number of RNA-mediated transpositional events that include both viral and nonviral genetic entities

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, UnRaVel

      Pues no, no vamos a estar de acuerdo. Si echas un ojo al segundo capítulo, que enlazo en este mismo, verás que no sólo tenemos observaciones directas, como son diversas micrografías que, además, encontrarás como entradilla en diversos capítulos de este monográfico.

      Además, de la famosa transcriptasa inversa, que no es exclusiva del VIH, sino que también poseen otros retrovirus, tenemos secuenciado su ADN, aisladas y clonadas sus proteínas, incluyendo la retrotranscriptasa, y yo mismo he trabajado con la proteína CA, en concreto con su extremo C-terminal.

      Tu referencia no puede ser más que un tiro en el pie muy bueno. Puesto que la retrotranscriptasa o transcriptasa inversa no está presente únicamente en el VIH, muchos virus a los que nos hemos enfrentado durante nuestra historia evolutiva han dejado huella en nosotros. De hecho, lo que muestra ese artículo, es, si lo lees, que la retrotranscriptasa no es tan específica como se esperaba en 1992. Hoy sabemos que para que lo sea tiene que tener unas concentraciones de iones específicas (y de ahí que la usemos en el laboratorio, en concreto, una de las que testan, la del virus de leucemia murina de Moloney), explicando así los errores que observaban en 1992, algo que no se esperaba, dado que el ARN debía copiarse fielmente a ADN.

      También explica el origen evolutivo de las retrotranscriptasas, asignándolas a las arqueas en un primer lugar, cuando aún se pensaba que las arqueas eran más antiguas que las bacterias y estas descendían de las primeras. Hoy sabemos que las arqueas y las bacterias, aunque profundamente emparentadas, son dos linajes independientes. Sin embargo, esto no descarta la hipótesis de que fueran las arqueas las que primero adquirieran la actividad RT, dado que sí son antecesoras directas de los eucariotas y tenemos dominios proteicos similares a RT.

      Así pues, que, como citas directamente, las RTs estén implicadas en eventos de transposición mediados por ARN que incluyen tanto a entidades víricas como no víricas nada tiene que ver con la existencia del VIH o no. Puesto que, como hipotetizan en el artículo que enlazas (y que sí reconoce la existencia del VIH), los eventos de retrotranscripción pueden verse tanto mediados por virus como no mediados por virus.

      Si vas a citar algo, al menos prueba a leerte todo el artículo y no sólo el abstract. Y una vez leído, asegúrate de haberlo entendido. Porque no, ni lo has leído completo (ni el que citas ni el mío) ni has entendido lo que significa.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Aquí tienes algunas imágenes del VIH captadas directamente: https://www.youtube.com/watch?time_continue=3&v=6TEpQkCPmew

      Eliminar
  7. Pero entonces, la mera detección de transcriptasa inversa nos asegura que estamos tratando con un retrovirus, ¿sí o no?

    La transcriptasa inversa que detectó Montagnier en 1983 y que reportó en su artículo:

    Isolation of a T-lymphotropic retrovirus from a patient at risk for acquired immune deficiency syndrome (AIDS)

    le aseguraba estar detectando el nuevo retrovirus VIH, ¿si o no?

    Si la respuesta es no, entonces ¿qué otras pruebas tuvo Montagnier para asegurar haber detectado un nuevo retrovirus?

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Estamos tratando con un retrovirus? Sí. El VIH es un retrovirus. ¿Y qué?

      Lee bien el artículo. Incluso el abstract. Él no sabía que estaba detectando un virus totalmente nuevo, sino uno emparentado con los HTLV, como de hecho lo clasificó.

      Es más, lee este mismo artículo en el blog. Y me autocito:

      "El grupo francés, tras haber nombrado al nuevo virus como Virus Asociado a Linfoadenopatía (LAV, por sus siglas en inglés), envía muestras del mismo a Robert Gallo, a Estados Unidos. Un año más tarde, el Servicio de Salud Humana (Health and Human Service) de este país anuncia que el grupo de Gallo había aislado un virus que puede ser la causa del SIDA, al que clasifican dentro del grupo de Virus de Leucemia/Linfoma de células T humanas (HTLV-III)."

      Montagnier detectó un retrovirus que no supo que era distinto de la familia HTLV hasta que en 1986 se descubre que el virus que Gallo y él habían detectado eran el mismo y se renombra como un virus nuevo.

      Está todo en este mismo artículo. De hecho, si lees bien el abstract que tú mismo citas, Montagnier en ningún momento dice que el suyo es el VIH. Sino que dice que es un retrovirus que pertenece a la familia de los HTLV pero que es claramente distinto de los aislados anteriormente. Como yo mismo escribo, su denominación inicial es la de HTLV-III. ¿Cómo supo que era distinto? En el mismo abstract te lo cuenta. Para empezar, tenía una p25 distinta a la p24 detectada en el resto de los HTLV. Y, para seguir, a pesar de reaccionar con las proteínas de los HTLV-I, los anticuerpos del paciente de Montagnier no se detectaban usando los que se usaban para detectar los anticuerpos frente HTLV-I. Esto quiere decir que el VIH y los HTLV están emparentados (hay reacción entre los anticuerpos frente al VIH y los viriones de HTLV-I), pero que son distintos (los anticuerpos que detectan los anticuerpos frente a HTLV-I no consiguen detectar los anticuerpos frente a VIH).

      Insisto: Montagnier lo clasifica como un HTLV nuevo en 1983. No sería hasta los análisis genómicos de 1986 cuando se clasificara como VIH.

      Eliminar
  8. Disculpe, pero creo que no me ha contestado, o bien no le he entendido.

    Montagnier, en su artículo, reportó la detección de transcriptasa inversa, ¿es esto suficiente para asegurar que detectó un nuevo retrovirus?

    Si la respuesta es sí, me podría explicar el porqué ello no se contradice con la frase de mi primer post:

    evidence has accumulated showing that RTs are involved in a surprisingly large number of RNA-mediated transpositional events that include both viral and nonviral genetic entities

    Si la respuesta es no, ¿qué otras pruebas reportó Montagnier en ese artículo de las cuales se dedujese la detección de un nuevo retrovirus?


    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Sí, sí que te he contestado. Otra cosa es que tú no hayas querido entenderlo.

      Montagnier, en su artículo NO solo reportó la detección de transcriptasa inversa. Reportó la detección de otras proteínas de un virus que no conocía, que se detectaban con anticuerpos que también detectaban HTLV-I, pero que no se detectaban con los anticuerpos que detectaban los anticuerpos anti-HTLV-I.

      La retrotranscriptasa NO es suficiente para decir que tienes un nuevo retrovirus. La retrotranscriptasa NO es suficiente para decir que tienes un retrovirus. El virus de la hepatitis B no es un retrovirus, sin embargo, posee una retrotranscriptasa. Los transposones, que no son virus, también se asocian a retrotranscriptasa.

      ¿Cómo supo que tenía un virus nuevo? Esto ya te lo he contestado. No sólo reportó la retrotranscriptasa, sino otras proteínas del virus, como es la p25. Los HTLV poseen una proteína distinta, la p24. ¿Qué quiere decir esto? Que el virus de Montagnier no sólo era un retrovirus, que lo era, sino que era distinto de los retrovirus de la familia HTLV conocidos. Por eso lo denominó como HTLV-III.

      ¿Qué le llevó a colocarlo en la familia HTLV-III? Lo siguiente: su paciente producía anticuerpos capaces de unirse a las proteínas de los HTLV. Sin embargo, cuando se usaban los anticuerpos de los pacientes de HTLV no se detectaba unión al virus del paciente de Montagnier. Esto significa que los virus están emparentados, pero que son distintos. Para que lo entiendas: son como los chimpancés y los humanos.

      Esto es lo que llevó a análisis genéticos que, en 1986, confirmó que los virus de Montagnier y los HTLV eran distintos. Al virus de Montagnier se le denominó VIH.

      Es decir, que Montagnier no detectó el VIH en 1983. Él creyó estar detectando un HTLV al que se denominó HTLV-III por no casar con los HTLV-I y II conocidos hasta entonces. Se denominó VIH cuando se determinó que eran totalmente distintos, en 1986.

      ¿Por qué no contradice tu cita? Porque la retrotranscriptasa no sólo pertenece a los retrovirus o no sólo se asocia a los retrovirus. Y me explico: no es lo mismo detectar actividad retrotanscriptasa (pasar ARN a ADN) que poseer retrotranscriptasa. Tener actividad retrotranscriptasa tenemos en diversas enzimas relacionadas con el ADN y el ARN. ¿Son retrotranscriptasas entonces? No, pero pueden transformar ARN y ADN en ciertas condiciones. Los transposones, fragmentos de ADN capaces de pasar entre diferentes especies, también se asocian a actividad retrotranscriptasa. Estos son entidades genéticas no víricas que implican retrotranscriptasa.

      ¿Significa eso que al haber actividad retrotranscriptasa el detectar retrotranscriptasa no es señal de retrovirus? Tampoco. Los seres humanos NO expresamos retrotranscriptasa, no la tenemos. Poseemos enzimas con actividad RT, pero no tenemos RT (Lee el capítulo 3 de este monográfico, que lo explico más ampliamente). Así, si en un ser humano, o en muestras de un ser humano encuentras RT, es señal de que hay un virus. ¿Retrovirus? Lo más probable es que sí. Como te señalaba más arriba, el virus de la hepatitis B también expresa la RT. Pero no se parece en nada al VIH ni a los HTLV, por lo que la presencia de proteínas de HTLV descarta al virus de la hepatitis B.

      ¿Qué otras pruebas aportó Montagnier? Las ya mencionadas: la presencia de p25, una proteína que no es la RT, sino una proteína de la envuelta proteica del ARN; y la reacción de los anticuerpos del paciente con HTLV pero no reacciones de los anticuerpos de los pacientes con HTLV frente al virus de Montagnier. Así pues, elementos estructurales distintos y elementos inmunogénicos distintos.

      *He eliminado el comentario anterior por un error. Corregido en éste.

      Eliminar
    3. Usted ha dicho:

      No sólo reportó la retrotranscriptasa, sino otras proteínas del virus, como es la p25

      Creo que lo que está queriendo decir es que cuando Montagnier incubó el material de banda 1,16 g/ml (en donde no se encontró ninguna partícula con aspecto retroviral) con el suero del paciente de sida, encontró que tres proteínas de dicho material: la p80, la p45 y la p25 reaccionaban con anticuerpos presentes en el suero. Y entonces concluyó que la p25, y solamente la p25, era una proteína de un nuevo retrovirus.

      Puesto que en el material de 1,16 g/ml no había ninguna partícula con aspecto retroviral, ¿podría decirnos, si es tan amable, en qué basó esa conclusión?

      Eliminar
  9. Dos de las proteínas que mencionas son estructurales. La otra, como explicaré más adelante, es contaminación (reconocido por los propios autores). Ninguna es la retrotranscriptasa. La retrotranscriptasa se detectó aparte. Mientras que la p25 se detecta por inmunoprecipitación de proteínas con azufre radiactivo, la actividad RT se detecta en sobrenadante de cultivos de linfocitos T .

    Para detectar la actividad RT, se biopsió un gánglio linfático y se cultivaron los linfocitos en presencia de fitohemaglutinina y factor de crecimiento de células T. A los 3 días, con el cultivo ya establecido y las células creciendo, se elimina la fitohemaglutinina. De esta manera, se neutraliza el interferón producido por las células infectadas por el virus, que no son eliminadas por las células sanas. Este cultivo se analiza todos los días para buscar la RT. A los 15 días se detecta actividad RT.

    El ensayo para detectar actividad RT consiste en extraer muestras del cultivo, incubarlas con ARN y timidina tritiada, cebadores y cloruro de magnesio. Si se detecta radiactividad (el tritio es radiactivo) es que se ha producido ADN a partir del ARN (ya que el ARN no presenta timidina, sólo la presenta el ADN). Esto es lo que ocurre a los 15 días: se detecta radiactividad del tritio. Esto por un lado.

    Por otro lado, se extrajo suero del paciente que Montagnier llama paciente 1. Este suero se puso en contacto con muestras que contienen HTLV. Se produjo una reacción fluorescente, por lo que podemos deducir que el paciente 1 produce anticuerpos para un virus que tiene proteínas similares a las de HTLV. Sin embargo, cuando se incuban los anticuerpos frente a las p19 y p24 de los HTLV no hay reacción. Esto significa que el paciente 1 produce un virus similar a HTLV que no es HTLV. (Sigue)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no quedaron ahí. Para comprobar por qué ocurría esto y que no fuera un artefacto, se incubaron linfocitos del paciente 1 en presencia de metionina marcada con azufre 35, de forma que las proteínas que se produzcan nuevas aparezcan marcadas con este azufre radiactivo. Se lisan estos linfocitos usando detergentes y el virus marcado se bandea en gradiente de sacarosa. Esto permite aislar el virus marcado del no marcado. Este material se incuba con anticuerpos frente a p24 de HTLV1, suero de paciente 1 y suero de pacientes sanos. Y se corre una SDS-PAGE (que explico en el capítulo VI de este monográfico). De esta manera, separo las proteínas por su peso molecular. El resultado fue que se encontró una proteína de 25 kDa, la p25, pero sólo en aquellas muestras que se incubaron con suero de paciente 1, no en las que se incubaron con suero de pacientes sanos o anticuerpos frente a p24. De la misma forma, la p24 de HTLV no fue reconocida por el suero del paciente 1. Sí se muestra una banda muy tenue, demostrando que p24 y p25 son similares, pero no iguales.

      Cuando se purifica el virus marcado, es cuando se encuentran tres proteínas: la p80, la p25 y una p45 que los autores señalan como contaminación del virus por la actina celular (que tiene un peso molecular de 45 kDa aproximadamente).

      Resumiendo, tenemos que la RT se detecta por actividad RT en cultivo, no por inmunoprecipitación (porque no se dispondría de anticuerpos monoclonales frente a la misma, supongo). Así dedujeron que era un retrovirus.

      Por otro lado, tenemos que a) el paciente 1 posee anticuerpos que reaccionan con proteínas de HTLV y b) los anticuerpos frente a HTLV no reaccionan con muestras del paciente 1. Así deducen que tienen virus distintos.

      Para distinguir uno de otro, se inmunoprecipitan las muestras del paciente 1 con su propio suero, con anticuerpos frente a p24 y con suero de pacientes sanos. Lo que se encuentra es que sólo el suero del paciente 1 detecta una proteína nueva, la p25, que no está presente en el HTLV, pero que muestra similaridades con la p24, dada la banda débil que muestra el suero del paciente 1 al incubarse con la p24 de HTLV.

      Tienes el trabajo original aquí: http://www.vaccineenterprise.org/sites/default/files/1983-Barr%C3%A9-Sinoussi.pdf

      Es gratis, puedes leerlo. Pero te vas a encontrar con que la RT se detecta por un lado y la p25 por otro.

      En la banda de 1.16 del gradiente de glucosa se sitúan los retrovirus. Todos los retrovirus. Si haces un gradiente de glucosa y obtienes algo a 1.16, tienes un retrovirus. Montagnier, para asegurarse, buscó actividad RT, como te he explicado más arriba. En la banda 1.16 no observaron nada: no se sometió a microscopía electrónica. Sin embargo, sí se hizo microscopía electrónica de linfocitos procedentes de cordón umbilical a los que se había infectado con el virus nuevo. Y aquí sí observaron partículas inmaduras características con una creciente densa saliendo por gemación a través de la membrana plasmática (Figura 2 del artículo).

      Eliminar
    2. Con su larga respuesta, ¿me está usted queriendo decir que la única prueba de que la p25 del material de 1,16 g/ml fuese la proteína de un retrovirus, es la detección de transcriptasa inversa en dicho material?

      Usted parecía haber admitido que la detección de transcriptasa inversa en el material de 1,16 g/ml no es suficiente para afirmar que se detecta un retrovirus. Entonces, ¿por qué el encontrar que una proteína (p25) de dicho material reacciona con anticuerpos del suero del paciente de sida, convierte a dicha proteína y a dicha transcriptasa inversa en retroviral? Más cuando Montagnier reconoció (en una entrevista de 1997) que en ese material no encontraron ninguna partícula con aspecto retroviral:

      Había tan poca producción de virus que era imposible ver lo que podría haber en un concentrado de virus mediante un gradiente. No había suficiente virus para hacer eso. Por supuesto se intentó, se buscó en los tejidos del comienzo, así como en la biopsia. Vimos algunas partículas, pero no tenían la morfología típica de los retrovirus. Eran muy distintas, relativamente distintas.

      (si no conoce esta entrevista, le puedo proporcionar el enlace si lo desea, no lo he puesto porque pertenece a mi blog)

      Por último, menciona usted que: sí observaron partículas inmaduras características con una creciente densa saliendo por gemación a través de la membrana plasmática. Supongo que conoce que este fenómeno, por sí solo, tampoco demuestra que dichas partículas sean un retrovirus.

      Por tanto, y en resumen, estamos hablando de tres fenómenos:

      a) actividad de transcriptasa inversa en el material de 1,16 g/ml;
      b) partículas de aspecto retroviral en el cultivo (pero no en el material de 1,16 g/ml);
      c) reactividad de algunas proteínas del material de 1,16 g/ml y los anticuerpos del suero de un paciente de sida.

      Si usted reconoce que estos tres fenómenos, aisladamente, no demuestran la detección de un retrovirus, ¿no cree que su detección conjunta tampoco lo demuestra?

      Al menos sí me reconocerá que Montagnier habría descubierto el retrovirus VIH solamente mediante observaciones indirectas.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. No te has leído nada de lo que te respondí. Si no quieres que te responda y que sólo te dé la razón porque tú vienes aquí a promocionar tu blog, dilo y no pierdo más el tiempo contigo.

      Esta es la última vez que te respondo o que te publico un comentario puesto que ni lees lo que te respondo ni aportas nada de nada.

      No, no detectan la RT en el material de la banda 1.16. En la banda 1.16 del gradiente de glucosa quedan los retrovirus. Cualquier retrovirus. ¿Tienes una banda de 1.16 en gradiente de glucosa? Perfecto: tienes un retrovirus. Pero con la banda de 1.16 no puedes volver a hacer nada.

      La RT se detecta mediante estimulación de actividad, por otro lado. Como te explico en mi anterior comentario, se cultivan linfocitos, se lisan y se ponen en una reacción con ARN, cebadores y cloruro de magnesio en la que hay timidina tritiada. Si en el resultado hay tritio, hay RT. Esta la detectaron a partir de una biopsia del paciente. De un gánglio linfático del paciente. De la misma muestra de la que averiguaron que había un retrovirus en el gradiente de glucosa. Lee bien. Bueno, lee algo.

      La p25 proviene de una muestra que tiene un virus. Un virus que sabemos que es un retrovirus porque sabemos que la muestra se queda en 1.16 en gradiente de glucosa, que es donde se quedan los retrovirus. Y confirmamos que es un retrovirus porque de la biopsia obtenemos actividad retrotranscriptasa, ya que los humanos no expresamos esta actividad. Y con la misma muestra, cultivamos, lisamos e inmunoprecipitamos para obtener ¿qué? Una proteína nueva.

      Dicho lo cual, sí, las crecientes densas en gemación son típicas de retrovirus. El HTLV también produce este tipo de partículas con crecientes densas. Y también son retrovirus.

      No, no estamos hablando de tres fenómenos. Estamos hablando de un único fenómeno con tres características: actividad RT, que deposita en gradiente en 1.16 y con reactividad en suero.

      No, no se cultiva el material en 1.16. No, no se hacen experimentos con el material en 1.16. No, no se observa el material en 1.16 al microscopio. Lee el artículo original de Montagier.

      Esos tres fenómenos aisladamente no demuestran nada, Pero en conjunto sí. Veamos un ejemplo

      - si tienes un animal con cascos de caballo, puedes tener un caballo, un burro o una cebra. - si tiene cascos de caballo y las orejas cortas, puedes tener un caballo o una cebra. - si tiene cascos de caballo, orejas cortas y la piel a rayas, es una cebra.

      Con esto pasa igual:

      - hay actividad RT: puede ser un retrovirus o no.
      - hay actividad RT y hay partículas retrovirales en cultivo: puede ser un HTLV conocido o uno no conocido.
      - hay actividad RT, partículas retrovirales en cultivo y proteínas que no aparecen en HTLV: es un virus nuevo.

      No fueron tres fenómenos aislados. Son tres características de un mismo fenómeno. O, si lo prefieres, tres fenómenos que coinciden en tiempo, lugar y origen, lo que viene a decir que son el mismo fenómeno.

      Y no: Montagnier no descubrió el VIH. Léete el artículo. Lo que descubrió Montagnier fue un retrovirus al que llamó HTLV-III, porque era distinto a HTLV-I y HTLV-II, que ya estaban caracterizados. El HTLV-III cambió su nombre a VIH en 1986, cuando los análisis genéticos confirmaron que en realidad era un virus muy distinto a los HTLV.

      Tu entrevistilla, que será la de la revista Continuum, me vale cero. Toda la entrevista está sacada de contexto y el propio Montagnier ha dicho que no se publican sus declaraciones, sino que se han tergiversado. Te la puedes guardar.

      Así que, para terminar, te recuerdo lo siguiente: si vas a aportar algo, hazlo. Pero que sea un aporte real. Si no, y si vuelves a preguntar por algo que ya te he explicado (y que es obvio que no has leído) tu comentario no será publicado. Porque estamos dando vueltas a lo mismo, que ya ha quedado más que claro.

      Eliminar
  10. Esté usted tranquilo, este es mi último comentario, no volveré a publicar en este blog.

    Si le rogaría encarecidamente que no borre los comentarios ya hechos (algo habitual en otros blogs oficialistas), ya que pienso que contiene información valiosa de la que los lectores sacarán sus propias conclusiones.

    Un saludo, y que sea feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no pienso borrarlos. Mis respuestas demuestran que has hecho el ridículo más espantoso, porque ni siquiera has leído el artículo original de Montagnier. Ni tampoco mi última respuesta, sólo la parte en que te digo que no volveré a publicar nada que no aporte al debate.

      Esto no es un blog oficialista. Me limito a presentar la evidencia. Las conclusiones, a partir de la evidencia, son obvias: el VIH se ha aislado, produce el SIDA y lo encontraron Montagnier y Gallo.

      Tu incapacidad para entender ciencia sencilla no convierte en cierto el negacionismo de la existencia del virus. Sólo hace que el dinero que se tendría que invertir en encontrar una cura se invierta en extraer pruebas y más pruebas de su existencia, para despejar cualquier duda que podáis presentar.

      Seré feliz el día que el negacionismo del VIH quede tan en ridículo como la frenología. Hasta entonces, seguiré luchando contra la basura.

      Eliminar
  11. yo no tengo dudas de que el vih existe, pero lo que me preocupa mas y me produce extrañeza es el motivo e interés que tienen esos grupos de negar el vih, no lo comprendo, que sacan? que obtienen con ello?

    ResponderEliminar
  12. entonces toda esa gente que dicen ser seropositivos y se medican con antirretrovirales es que mienten? se medican por gusto? y todos los que ha muerto por sida, es que no han muerto en realidad?

    ResponderEliminar
  13. Hola mi hermana le diagnosticaron VIH hace poco. Le empezaron a salir dermatitis por todo el cuerpo . Cara cabeza nuca codo piernas orejas detrás de la rodilla. Y no hay forma de frenarlo solo la penicilina inyectable lo hace escasamente y le vuelve a brotar. Si la llevo al infectologo y L dermatólogo q le pruebas le van hacer. Raspado de piel le recetaran retrovirales. Mejora su condición con eso. Gracias por su atención

    ResponderEliminar
  14. eh escuchado que el elisa da falsos positivos pero el western blot no
    pero eh sabido de gente que dieron elisa y western blot positivos y después de un tiempo se hicieron las pruebas y luego dieron negativos que ocurre hay un error de laboratorio o quizás son otros anticuerpos que engañan al elisa y western blot si alguien me pudiera RESPONDER se lo agradecería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://cientificoindignado.blogspot.com.es/2016/03/VIH-SIDA-inmunologia-basica.html

      https://cientificoindignado.blogspot.com.es/2016/03/VIH-SIDA-ELISA.html

      https://cientificoindignado.blogspot.com.es/2016/04/VIH-SIDA-Western-Blot.html

      Lee estos tres capítulos.

      Eliminar

Los comentarios están moderados. Siempre lo están. Y van a seguir estándolo. Si el comentario hace referencia a algo que ya he contestado en el artículo, no aparecerá. Si contiene insultos, no aparecerá. Si vienes a trollear, no aparecerá.