lunes, 16 de mayo de 2016

Una historia de Poniente (IV): las Casas de Poniente


Las armas separaron a las gentes de Poniente en Casas. No sólo por su fuerza, sino también por sus características. De uno y otro confines, llegaban gentes más amistosas con unos que con otros y formaron familias. Unos eran hombres recios y adustos; otros, expertos marinos; otros, bastardos sanguinarios. Así, en base a sus afinidades, a sus parecidos y a sus diferencias, las Casas de Poniente adquirieron una entidad propia.
Blasones y lemas de las principales casas de Poniente, respetando los colores heráldicos propuestos
por G. R. R. Martin en Canción de Hielo y Fuego.


Las Casas de Poniente


En Poniente, las familias nobles se dividen en Casas. Ya sabéis: Stark, Lannister, Targaryen, Baratheon... Como sabéis, y si no ya os lo digo yo, las distintas casas están a la gresca, pero ante un enemigo común se unen sin fisura. Ya ocurrió en la Guerra del Usurpador, en el que quien más y quien menos se unió a Robert Baratheon en su rebelión contra Aerys II Targaryen. 

Cada Casa tiene sus propias señas de identidad. En la imagen que os adjunto más arriba están los blasones y lemas de diez de las principales casas de Poniente, que los utilizan para identificarse tanto en las reuniones como en las batallas.

Casa IgM: Se acerca el antígeno

Descendientes de los Primeros Hombres, viven aislados por nieves perpétuas que no se funden siquiera durante los veranos más calurosos. Son hombres y mujeres recios, duros, y de un tamaño descomunal, debido a, según cuentan las leyendas, las relaciones impías entre los Primeros Hombres y los gigantes de la antigüedad. Apenas abandonan sus fríos salones, intimidados quizá, por los usos y costumbres de los hombres del sur. Nunca por cobardía: fueron los primeros en enfrentar el horror y serán los primeros siempre que vuelva.
IgM: Se acerca el antígeno
Representación esquemática de una IgM pentamérica


Las IgM son descendientes de los Primeros Linfocitos. Son las primeras inmunoglobulinas en producirse ante la entrada del antígeno. No sólo eso, sino que además también son las primeras en expresarse en el feto y el primer tipo de inmunoglobulina que aparece durante la evolución.

De entre todos los anticuerpos, son el que mayor tamaño molecular poseen. No en balde, forman pentámeros, esto es, complejos de 5 moléculas de IgM completas. Estos campeones en la lucha contra los antígenos podrían unir hasta 10 antígenos, pero su enorme tamaño, normalmente, lo impide.

Las cinco unidades de IgM combaten hombro con hombro gracias a los puentes moleculares que se forman entre las cadenas constantes μ del anticuerpo. Para completar la IgM se une un pequeño péptido que se llama cadena J. Tanto las uniones entre monómeros como las uniones entre la cadena J y las IgM están formadas por enlaces entre átomos de azufre que poseen las secuencias proteicas de las cadenas J y μ.

Debido a su gran tamaño, las IgM rara vez difunden a través de las nieves de Invernalia y se las encuentra muy raramente en otros lugares que no sea el suero sanguíneo. Para compensarlo, son combatientes fieros y muy duros, poseen una gran avidez, esto es, son capaces de unirse a múltiples epítopos de una forma muy fuerte. Sin embargo, esta fiereza no se transmite en eficacia. Su gran tamaño les impide ser rápidos y ágiles, pero, por el contrario, despiertan una gran lealtad entre sus casas vasallas, y el factor C3b del complemento (del que ya hablamos anteriormente).

Son adustos y muy susceptibles. Al ser los anticuerpos que antes responden a las infecciones y tener una gran avidez, muchas veces se los ha considerado como un anticuerpo natural. Esto, probablemente, se deba a que son perfectamente detectables incluso aunque las interacciones entre las IgM y los antígenos sean más débiles que con el resto de anticuerpos.

Casa IgE: Nosotros no opsonizamos.

Duros, prontos a la ira y llenos de furia, son los más desconocidos. Confinados en sus islas, aprendieron el arte de la navegación como nadie y sus barcoluengos, rápidos y ágiles en el mar, han llegado a derrotar a las formidables galeras reales antes de que doblaran la rodilla. Se dice de ellos que son gente cruel, moldeado su caracter por el mar que bate incansable sobre sus pobres terruños. Antaño fueron piratas y aún hoy se rumorea que Euron Ojo de Cuervo atemoriza a las naves mejor armadas y las pone en fuga
IgE: Nosotros no opsonizamos

Los anticuerpos de tipo IgE también tienen un gran tamaño. Su cadena pesada, de tipo ε, posee cuatro regiones constantes y una variable, igual que en el caso de la IgM. Se prodigan poco, suponen apenas un 0.05% de la fracción de inmunoglobulinas circulantes en sangre.

A pesar de su escasez, son capaces de conseguir grandes cosas. Las inmunoglobulinas de tipo E son las responsables de enfrentarse a distintos parásitos, sobre todo a helmintos como Schistosoma mansonii, Fasciola hepática o Trichinella spiralis. Entre los parásitos más pequeños frente a los que se activa, se encuentra Plasmodium falciparum.

Son la casa menos abundante de las grandes casas de Poniente, pero, a pesar de ello, son capaces de disparar una respuesta inflamatoria muy potente. Aunque por lo que más conocidas son es por desencadenar los procesos alérgicos, y están implicadas en sucesos tan molestos como el asma alérgico, la rinitis alérgica, las alergias alimentarias e incluso las dermatitis atópicas y la urticaria. Esta implicación en los procesos alérgicos las hace fundamentales en la defensa frente a los alérgenos, siendo llamadas a las armas en diversos tratamientos frente a la alergia.

Casa IgA: Nuestro es el epítopo

De temperamento fuerte, en todos los sentidos, los Señores de la Flota Real, descendientes de los Reyes de la Tormenta, las casas vasallas de Bastión de Tormentas son expertos marinos. Su tamaño no es desdeñable, aunque son más pequeños que sus aliados del Norte. Grandes navegantes, sus pabellones gobiernan las galeras y grandes naves de la Armada Real, capaces de enfrentarse a enemigos en la mar con la misma eficacia que lo son en tierra. Es una lástima que, tras la muerte del rey Robert, la casa se haya dividido entre Desembarco del Rey y Bastión de Tormentas
IgA: Nuestro es el antígeno
Representación esquemática de una IgA dimérica
Las inmunoglobulinas de tipo IgA poseen tan sólo 3 dominios constantes en su cadena pesada, que es de tipo α. Existen dos tipos de IgA, la IgA1 y la IgA2, pero lo más normal es encontrársela en forma de dímero, denominada IgA secretada. Es la casa de inmunoglobulina más grande tras la IgG. Supone hasta un 15% de la inmunoglobulina producida diariamente.

La forma navegante, esto es, la IgA secretada en forma de dímero es la inmunoglobulina más abundante en las secreciones mucosas del organismo. Diariamente, se secretan entre 3 y 5 g al lumen intestinal, que es donde va la mayor parte de la IgA producida, pero también podemos encontrarla en lágrimas, saliva, sudor, calostro (son las que pasan de la madre a su hijo tal como comentamos anteriormente) o incluso en las secreciones genitourinarias.

El dímero de IgA necesita una cadena J para formarse, igual que en el caso de la IgM era necesaria para la formación del pentámero. La galera principal de la casa IgA se denomina Componente Secretor y los astilleros se encuentran en los epitelios de los conductos cubiertos por las mucosas en las que la IgA navega.

La casa IgA suele pelear sola, no tiene una gran capacidad activadora del complemento. Sin embargo, por sí solos, los miembros de la casa son capaces de derrotar a los invasores mediante la citotoxicidad mediada por anticuerpos y la fagocitosis por parte de células como los monocitos y los macrófagos. Su función principal es la de impedir la entrada de los patógenos a través de las mucosas por las que patrullan. Para ello, se unen a los epítopos que permiten la unión de bacterias y virus a las células epiteliales, bloqueando dicha unión e impidiendo el acceso de los invasores por esta vía. 

El combate en el mar hace evidente su debilidad. Invasores como Neisseria gonorrhoeae poseen armas capaces de destruir la Componente Secretor por lo que son capaces de atravesar la barrera de la Armada Real. El carácter de los componentes de la casa IgA tampoco juega a su favor: su furor les conduce a veces a la rebelión y se los ha implicado en procesos sediciosos autoinmunes como la celiaquía.

Casa IgG: ¡Destruye mi diana!

Se dice de ellos que los patriarcas cagan oro. Con dos casas solariegas, una en Lannisport y otra en Roca Casterly, son, sin duda, la casa más rica y próspera de todo Poniente. Se los ha tachado de oportunistas, pero lo cierto es que, según las historias, nada podría haberse hecho sin ellos. Esa riqueza, además, les permite una libertad de acción enorme: entre sus filas hay más variedad de cuerpos que en ningún otro ejército, contando con caballería ligera, pesada, armada, arqueros, ballesteros. Y algún que otro enano.
IgG: ¡Destruye mi diana!
Así como se dice que Tywin Lannister caga oro, las IgG, distinguidas por la cadena pesada de tipo γ, constituyen el 75% de las inmunoglobulinas circulantes en suero. Es por esto que los capas rojas, es decir, el ejército de la casa IgG son el grueso principal de las fuerzas de la inmunidad humoral de los Siete Reinos. Su gran versatilidad les permite enfrentarse a hongos, bacterias y virus, incluyendo algunos viriones que se sintetizan dentro de la célula, donde son capaces de llevarlos al cadalso del proteasoma, el lugar donde se degradan las proteínas.

Aparte de la proteolisis intracelular mediada por anticuerpos (que es como se llama al proceso que mencionaba en el párrafo anterior), entre sus técnicas de combate están la aglutinación de los patógenos, la activación del sistema del complemento, la neutralización de toxinas y la citotoxicidad mediada por anticuerpos, igual que la IgA.

Existen dos ramas de la familia: la IgG3, que no se aventura fuera de su casa solariega y la formada por las IgG1, IgG2 e IgG4, que son capaces de difundir fácilmente a través de la placenta. La más abundante es la IgG1 y la menos abundante la IgG4. Sin embargo, y a pesar de este apego, es la IgG3 la que antes se producirá en respuesta a un antígeno, ya que es la que más afinidad tiene por los receptores que se encuentran en las células blancas. De esta forma, acompañarán a la IgM en la línea temporal de la respuesta inmunitaria. Si el antígeno persiste, a la IgG3 se unirán la IgG1 y la IgG2, que ya pueden traspasar la barrera placentaria, por si el patógeno hubiera llegado al feto. Por último, si ha fallado todo lo anterior, se producirá la IgG4, que detendrá la reacción inflamatoria asociada a IgG1 e IgG2 y detendrá los procesos mediados por los receptores de anticuerpos, que podrían resultar dañinos.

Las IgG son, además, los anticuerpos más utilizados. Su versatilidad y su variedad permiten una gran variedad de parátopos que se unirán a epítopos muy diversos por lo que pueden usarse en diagnóstico de enfermedades y las mismas técnicas se pueden aplicar en análisis de laboratorio para investigación básica. También son muy útiles en el tratamiento de diversas enfermedades, tanto autoinmunes como inmunodeficiencias, pues su persistencia es de entre 3 y 4 meses.

Se cuenta que la casa IgG sufre defectos congénitos de enanismo, a quienes llaman microanticuerpos. Son varios los miembros que la casa ha querido que pasaran desapercibidos, por lo vergonzantes que podrían resultar. No obstante, existen microanticuerpos, compuestos únicamente por pequeños fragmentos de la región Fab de IgG completamente funcionales de los que se cuenta que han sido capaces de mostrar hazañas en combates tan encarnizados como los dispuestos por el VIH.

IgD: Durante esta noche y todas las que están por llegar.

Sin duda, y mucha culpa tenemos todos, los grandes olvidados son los Hermanos Negros, la Guardia de la Noche. Silenciosamente, desde el Muro cuya defensa les fue confiada, vigilan por nosotros la llegada del enemigo. Apenas se sabe mucho de ellos, perdido el interés por las gentes de Poniente hace tiempo. Sin embargo, es patente su relación con las casas del Norte, con quienes mantiene lazos de hermandad y amistad, pues han coexistido desde tiempos inmemoriales.

IgD: durante esta noche y todas las
que están por llegar.
Las IgD permanecen en su muro principalmente, en la membrana del linfocito B que las produce. Constituyendo un 1% de las proteínas de membrana de dichas células, apenas unos cuantos cuervos errantes viajan en suero (0,25% de los anticuerpos circulantes en sangre). Sus cadenas pesadas poseen 3 regiones constantes, como las IgE e IgG, pero en este caso son de tipo δ.

Habitualmente, las IgD coexpresan con las IgM y son tan antiguas como ellas, estando presentes en todos los vertebrados excepto en aves, lo que revela la estrecha relación entre ambas. Sin embargo, mientras que estas últimas circulan con mayor frecuencia, la IgD queda en la membrana. Su función allí consiste en señalizar a las células B que es el momento de activarse. Mientras que las IgM las producen las células B inmaduras, una vez salen a circulación periférica, comienzan a producir IgD e IgM de forma simultánea. La IgD es la encargada de dar la alarma, por tanto, a las células B para activarse, como el vigilante del Muro que es.

La IgD no tiene lealtad jurada a ninguna casa ni a ningún rey, sólo a los Siete Reinos. Cuando falta la IgD por la razón que sea, la respuesta inmunitaria no se ha visto comprometida, por lo que ninguna de las funciones realizadas por las otras casas permanece intacta aún en ausencia de la IgD. Se ha relacionado a la IgD con las reacciones alérgicas, vigilando las acciones de la IgE y regulando las funciones de los basófilos tanto durante estas reacciones como en sus funciones en la lucha contra patógenos cuya vía de entrada son las vías respiratorias.

4 comentarios :

  1. Hola David,

    Muy chulos los escudos! Pienso que una versión con el 'lema' y la letra correspondiente (de fondo como un segundo relieve, no se) qedaria mas interesante. Varios son indistinguibles por la estructura.

    Te recomiendo enviar un mensaje al estilo del que hemos recibido en la UAH a servicios de inmunología de hospitales.

    El de la IgM me parece magnífico. La IgA pareceria adaptarse mejor a una forma de escudo simettrica, como el de la IgG.

    Conoces El Rincon de Marco? http://divulgacion-cientifica.blogspot.com.es/

    Es un antiguo estudiante mio de Biologia Molecular que hace cosas parecidas con otro tipo de diseños.

    Enhorabuena por el blog y tus diseños, y suerte!

    Alberto Domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Alberto! Cuánto bueno por aquí.

      Mmm... Voy a darle una vuelta a lo del segundo relieve que comentas. Podría resultar interesante, sí... a ver qué puedo hacer para que quede chulo o se le pueda dar otro aire. En cuanto a que son indistiguibles por la estructura... las inmunoglobulinas, ya sabes, no dan para más. Pero para eso están los colores de las Casas de Poniente. Voy a darle una vuelta a cómo mejorar la IgD y la IgG que son las que se podrían confundir.

      La IgA está así por una razón: quiere imitar de alguna manera al ciervo coronado de los Baratheon. Además de que es el estilo de escudo que se espera embarcado. Quizá si le hago el culo más redondo, podría arreglarlo, veré cómo queda.

      ¿Marco de Mesa? ¿El mismo Marco que ha llegado a la final de Famelab de este año gracias a un monólogo de CRISPR/Cas9? Le conozco, sus camisetas de @byribosoma son chulísimas :D.

      Muchas gracias por tu visita, seguiré tu consejo de los servicios de inmunología. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola David, Soy profe de inmunología de la UAH y también uso ejemplos de juego de tronos para hacer analogías entre el universo de juego de tronos y el sistema inmune. Yo por ejemplo les digo que el muro es la pared intestinal y que los linfocitos gammadelta tan abundantes en el epitelio intestinal son los guardianes del muro. Mientras que los alfa beta son los lanister que son los que predominan y mandan en el resto del organismo.
    Me gusta lo que has publicado y con tu permiso les daré a mis alumnos del próximo año el link a la entrada de tu blog para que se aprendan los isotipos de las inmunoglobulinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alfredo.

      También fuiste mi profesor de inmunología en la UAH (allá por el curso 2000-2001, que ya ha llovido). Me alegra mucho que te haya gustado el artículo.

      Por supuesto, tienes todo el permiso del mundo para enlazar el blog a tus alumnos. Y para difundir los diseños de las camisetas, claro, si queréis comprarlas.

      Un abrazo.

      Eliminar

Los comentarios están moderados. Siempre lo están. Y van a seguir estándolo. Si el comentario hace referencia a algo que ya he contestado en el artículo, no aparecerá. Si contiene insultos, no aparecerá. Si vienes a trollear, no aparecerá.